<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=149807469001499&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Si consideras los riesgos, proteges tu negocio


Supongamos que eres dueño de un restaurante y no tienes contratado un seguro, el cual te protege en el caso de accidentes de tus empleados o clientes.

Todo en tu negocio va muy bien, tienes clientes que van muy seguido a comer en tu restaurante, tienes otros clientes que son nuevos, etcétera. Un día uno de tus empleados está trapeando en el área donde están las mesas, o tal vez en el baño; de pronto uno de tus clientes se resbala, cae y se rompe una pierna.

Desafortunadamente, tu empleado no puso un señalamiento de “no pisar, suelo mojado”… ¿sabías que tú tendrías que cubrir los gastos médicos de tu cliente porque es parte de la responsabilidad civil de tu negocio?

Este es un claro ejemplo de no haber monitoreado el riesgo, y es un problema que le ocurre a muchas empresas. Para poder evitar esto debes asegurarte que la identificación, el análisis y la respuesta de tus riesgos siempre se encuentren actualizados; la forma de hacerlo es monitoreándolos.

¿Qué significa considerar riesgos?

En entradas anteriores hablamos de los 4 pasos para considerar el riesgo en tu PyME: identificar, analizar, planificar la respuesta y monitorear. Identificar es hacer una lista de las cosas que podrían salir mal. Cuando tienes esta lista analizas cada riesgo, es decir, identificas impacto y probabilidad. Qué tanto te afectará si ocurre y qué tan probable es que pase. Finalmente, planificas tu respuesta. Te armas de elementos que te permitan reaccionar ante un riesgo que se hace realidad y evitas que afecte en lo mayor posible tu PyME.

Una vez que recordamos estos conceptos, podemos decir que monitorear es volver a hacer estos tres pasos constantemente para identificar qué tanto han cambiado cada uno de los riesgos que identificaste en un principio. Esto te permite estar siempre al día y evitar impactos mayores.

¿Cada cuándo debes checarlos?

Lo mejor es que determines un periodo fijo para checar los riesgos. Puede ser cada mes, cada tres meses o una vez al año, esto depende de qué tan constantemente cambies las cosas en tu negocio. Toma en cuenta que esto puede cambiar conforme tu empresa crece.

Es normal que al principio en tu empresa haya muchos cambios y ajustes, esto tiene como consecuencia que debes monitorear más seguido. Con el paso del tiempo, los cambios serán menores, esto implica que monitorees menos veces en el año. Lo que debes tener siempre en mente es que, ante un cambio inesperado, sin importar la edad de tu empresa, debes revisar tus riesgos.AXA-POST2-1.jpg

¿Qué debes monitorear?

Monitorear, como lo dijimos, es repetir los pasos de identificar, analizar y planificar tu respuesta. Sin embargo, lo más importante que debes tener en mente es, si hay un cambio dentro de tu negocio qué riesgos podría generar.

Comúnmente los cambios en las personas que trabajan contigo, en los productos para vender o en tus clientes, generan cambios en los riesgos. Debes identificar cuáles riesgos se añaden a la lista original o cuáles cambian en su consecuencia. En resumen, busca qué nuevos riesgos hay y sobre los que ya tenías identificados vuelve a medir su impacto y probabilidad.

Recuerda los riesgos son una constante en toda PyME. No tengas miedo de enfrentarlos, ya que de no hacerlo podrían tirar por los suelos tus anhelos de hacer crecer tu negocio. En la medida que se haga una costumbre monitorear los riesgos de tu empresa será más sencillo, solo tienes que practicar.

 

guía emprendedor precavido

 

Germán Palacios Bustamante

Escrito por Germán Palacios Bustamante

MBA del IPADE, con experiencia en emprendimiento, innovación tecnológica y dirección de proyectos.

Deja un comentario

ÚLTIMOS ARTÍCULOS