<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=149807469001499&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Salario emocional en México: cómo entender a tus empleados


Mucho hemos hablado en este, tu blog de confianza, sobre planes de negocio, networking, inversión, mejores prácticas de prevención, etc., siempre enfocados en las áreas clave de tu negocio y, como tal, ahora toca el turno al salario emocional, un concepto que cada día toma más fuerza entre lo empleados.

Cuando nos referimos a él, estamos hablando de las prestaciones no económicas que sin embargo tienen un valor extra para tu fuerza laboral. “El dinero no lo es todo” es una excelente frase que nos puede ayudar a ilustrar esto: hoy en día, las compensaciones que no se traducen necesariamente en aumento de sueldo, bono, prima o como se les identifique, comienzan a tomar relevancia en nuestros contextos laborales como uno de los cambios que pueden revolucionar el mundo del trabajo.

 

¿Cuestión generacional?

Actualmente es muy común escuchar cómo algunos miembros de la generación millennial (aquellos que nacimos entre 1981 y 1994, dependiendo la fuente consultada) estamos en edad de ingresar a los altos mandos de las diferentes empresas en todo el orbe, y con ello los cambios directivos que esto traería.

Uno de esos cambios viene con el proceso paralelo de digitalización y masificación de las tecnologías de la información y la comunicación (conocidas por sus siglas como "TICs"). Así, la cuarta revolución industrial o revolución 4.0 viene a ocupar un espacio importante en los distintos sectores de la economía, principalmente en el de la transformación, pero también en el de los servicios (segundo y tercer sector respectivamente) y desde aquí es que puedes aprovechar y conocer un poco más a tus empleados.

Las redes sociales son un gigantesco mar de información donde se comparten y viralizan los contenidos (memes, GIFs, artículos, videos, etc.) que más resuenan con tu audiencia. En temas de negocio te hemos dicho cómo puedes usarlas a tu favor para expandir tu negocio usándolas para encontrar a tus clientes ideales. Pues bien, estas tipo de tecnologías ahora sirve también para la fase de reclutamiento: hoy en día los ATS (Application Tracking Systems, que podemos traducir como “sistemas de revisión de postulaciones”) se dedican a escanear los CVs con base en las palabras clave para hacer una primera selección, que después pasará a manos del reclutador para su consideración.

Esta es una muestra de los cambios que están sucediendo en el ámbito de los Recursos Humanos, pero, si bien es cierto que las estimaciones de Deloitte apuntan a que en el 2025 el 75% de la Población Económicamente Activa (PEA) a nivel mundial será millennial, hay aquí dos verdades que hay que tomar en cuenta: uno, hay otras generaciones que contemplar para nuestros procesos de reclutamiento, como la generación Z que según la ONU y Bloomberg, está proyectada que represente el 32% de la población mundial para 2019; y dos, el entendimiento de las herramientas en general no es un entendimiento completo de cómo las personas se adaptarán en última instancia a la cultura organizacional de nuestra empresa en específico.

Hoy en día los paradigmas están más abiertos a las llamadas soft skills (habilidad suaves o blandas): el liderazgo, la asertividad, la empatía y demás habilidades que antes eran desdeñadas, hoy son ponderadas como parte de la condición humana; después de todo, no somos robots y tenemos pasiones, gustos y emociones que afectan nuestro desempeño en todas las áreas de nuestra vida, incluida la laboral.

Cuestión de perfiles

Más que la tajante (y muchas veces cuestionable) división entre las generaciones, te sugerimos dividir por perfiles al personal que deseas reclutar. Para poder tener una empresa competitiva, es tu labor aprender a definir las aptitudes, pero también las actitudes que debe tener la persona para el puesto que tienes que cubrir, sólo de esta manera conseguirás reducir la rotación, al enfocarte en encontrar personas que no sólo “sirvan” para el puesto que quieres, sino que “sientan” como propio el puesto que se ganaron, de ahí que decidan permanecer contigo, lo cual siempre será deseable (claro, cuando contrataste a la persona adecuada).

Se dice que la rotación laboral puede llegar a costar en promedio cuatro meses de sueldo, entre el famoso proceso de onboarding (ingreso), los trámites de contratación, la curva de aprendizaje y demás, ya que en caso de una mala elección, antes de que te empiecen a retribuir en forma de trabajo de calidad y mejores tiempos de entrega, pueden resultan en renuncia o despido, lo cual te pone de nuevo en un proceso de reclutamiento.

Así que el consejo que te damos es que procures indagar más sobre la personalidad de tu futuro empleado y en qué tanto esta se alinea con tu cultura organizacional: si necesitas a alguien para un área creativa, seguramente alguien con un cierto grado de desparpajo y desfachatez, con apertura a nuevas ideas y escenarios y personalidad disruptiva te resulte bastante bien; si más bien es un puesto que requiere precisión, orden y cálculo (como las áreas legales, financieras, de programación, etc.), querrás a alguien metódico y con capacidad de mantener una sola línea de pensamiento hasta sus últimas consecuencias.

Esto hablando de sus funciones, pero no olvides que al ser parte de tu empresa, lo mejor es que el nuevo trabajador se sienta a gusto en ella como un todo, no sólo en las funciones que deberá desempeñar o en el área en la que va a estar. Lo ideal es que esté de acuerdo con la misión, visión, valores y objetivos de tu pyme; sólo así asegurarás una genuina proactividad que nazca del sentido con el que el empleado significa su labor y su trabajo.


Los tiempos donde el frío cálculo racional objetivo (rational choice) como única filosofía que guíe nuestro actuar van quedando atrás, y hoy somos testigos de prestaciones que tienen que ver con una mayor flexibilidad y equilibrio entre la faceta laboral y la meramente personal de cada sujeto. Trabajar desde casa, salir temprano los viernes, días de descanso con goce de sueldo, seguros que protejan ante enfermedades específicas, son todos ellos ejemplos de un salario emocional que hacen sentir tu apoyo como empleador a tus colaboradores.

Si quieres conocer más sobre cómo poder mantener y alentar al talento en tu pyme, descarga nuestra guía gratuita y mira las diversas opciones que puedes implementar, que al final harán que tengas mayor calidad en tus actividades de negocio.

 

salario emocional

Rodrigo Ayala Morales

Escrito por Rodrigo Ayala Morales

Asesor comercial con especialidad en emprendimiento. Promotor del autoempleo.

Deja un comentario

ÚLTIMOS ARTÍCULOS