<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=149807469001499&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

¿Cuáles son los requisitos para asegurar mi negocio?


Hace poco hablábamos con un amigo que acaba de iniciar su pyme. Al platicarle lo que hacemos en este blog, en seguida dijo: “¿cuáles son los requisitos para asegurar mi negocio?”.

Además del gusto de saber que ya teníamos título para la nueva entrada de blog (pues seguramente es una pregunta que se hacen muchos emprendedores), también sorprende la consciencia sobre la necesidad de asegurar un negocio, lo cual habla de una empresa bien planeada desde el inicio porque no solo se ven las posibilidades de ganar dinero, eso es condición necesaria para que te decidas a emprender (todo el que emprende lo hace pensando en cómo ganar dinero con su actividad comercial), sino que además habla del conocimiento de que no todo es color de rosa, esto tanto en la vida como en los negocios.

 

requisitos-para-asegurar-mi-negocio-int

 

Pues bueno, sin más rodeos, comencemos a ver los requisitos para poder tener un negocio asegurado:

1. Contar con un negocio reconocido por la ley

Contratar un seguro para tu pyme implica, sí o sí, un contrato entre tu empresa y la aseguradora, y al ser algo legal necesitas obviamente que la ley reconozca a tu empresa, así que este debe ser el primer punto.

Muchos negocios operan en la informalidad y, por lo mismo, no cuentan con los beneficios de la regulación, como los financieros; es decir, desde préstamos y fondos hasta deducciones de impuestos, y desde luego aquellos que si bien no ten dan dinero como los anteriores, te ayudan a que tampoco lo pierdas, que es igual de valioso.
¡No hay nada que perder y mucho que proteger!

2. Llevar un registro del valor de tu bienes

Este paso es fundamental, ya que de aquí saldrán las sumas aseguradas de los bienes y valores de tu negocio. Debes tener un control de cuánto has invertido y en qué lo has invertido, y si eres dueño del inmueble (es decir, el local o accesoria), también debes valuarlo: todas estas cantidades son las que quedarán en el contrato, o sea, es básicamente la cobertura que contratarás pero puesta en pesos.

3. Ser consciente de los riesgos de tu pyme

Tal como decíamos en la anécdota del principio: tener los riesgos en mente no es por ser pesimista, sino por ser precavido. Desde luego te puede ganar la emoción y comenzar a hacer “cuentas alegres”, pero la recomendación es también pensar en los riesgos a los que tu negocio está expuesto, que pueden ser mínimos, pero pequeños o no, ahí están, como en todo negocio, como en cualquier actividad, siempre, y qué mejor que ir conociéndolos.

Incluso prevenir los riesgos con acciones específicas puede disminuir el costo del seguro.

4. Contactar a un asesor de confianza

Los tres puntos anteriores puedes hacerlos tú mismo, como la mayoría de las cosas que uno hace por su negocio propio cuando va iniciando, sin embargo, no puedes contratar un seguro sin la contraparte (la aseguradora, pues). Así que, si ya vas a contratarlo y tarde o temprano hablarás con un asesor, ¿por qué no mejor hacerlo tempranamente? Él te puede indicar cómo valuar tus bienes, así como también el tipo de riesgos que tu actividad empresarial conlleva: aquí habla su experiencia, no sólo la teoría y las hipótesis.

Si ya estás en el buen camino de la prevención, te invitamos a que descargues nuestra guía que explican con más detalle los elementos que necesitas para contratar un seguro empresarial o puedes directamente pedir contacto con un asesor ¡sin compromiso!

 

seguro-empresaria-pyme

Rodrigo Ayala Morales

Escrito por Rodrigo Ayala Morales

Asesor comercial con especialidad en emprendimiento. Promotor del autoempleo.

Deja un comentario

ÚLTIMOS ARTÍCULOS