<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=149807469001499&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Manosanta, un gran ejemplo de mujeres empresarias


Y hablando de mujeres empresarias inteligentes... ¿alguna vez se preguntaron sobre la cantidad de ropa que se compra y se tira sin haber cumplido su ciclo de vida? ¿En dónde termina la ropa en buen estado y qué tanto contamina? Y aún más personal, ¿qué cantidad de ropa tienen en su clóset sin utilizar? Un par de mujeres, Emilia Alonzo y Mónica Dubost, se hicieron este tipo de preguntas y encontraron un negocio en la ropa de segunda mano.

mujeres empresarias

Un negocio más allá de las ventas de garage

Cuando pensamos en ropa de segunda mano lo primero que viene a la mente son las ventas de garage de toda la vida, que más allá de incitar a comprar parecen un refugio para todo lo que las personas no quieren. Precisamente es ese concepto lo que Manosanta busca romper; la idea sobre la que basaron su negocio es que comprar ropa de segunda mano en buen estado no tiene nada de malo, por el contrario, además de romper con el consumo exagerado de ropa, nos acerca al consumo responsable y ecológico.

A través de su sitio de internet, Manosanta nos explica cómo funciona el modelo de negocio. Lo primero es que una persona o varias limpien su clóset, saquen la ropa en buen estado que no quieren y la envíen a la empresa. Cuando reciben la ropa, el equipo de Manosanta selecciona y le pone precio a lo que consideran puede venderse nuevamente, te hacen llegar una lista con lo que te pagarían por tu ropa y listo; si aceptas, puedes cobrar en efectivo o en crédito para comprar en sus tiendas móviles.

Como podrás ver, es un modelo donde gana la persona que vende la ropa que no desea tener más, gana el negocio y gana la persona que compra la ropa en las tiendas móviles porque compra ropa en buen estado, a un 80% por debajo de lo que le habría costado originalmente.

Creatividad, la clave para ver las cosas diferente

Uno de los elementos para tener un negocio exitoso es la creatividad, esto lo hemos mencionado en algunos otros artículos, y este ejemplo nos ayuda a demostrar este punto. La creatividad va desde la forma de mirar el problema hasta cómo resolverlo. En el caso de Manosanta, el concepto de vender ropa de segunda mano no es nuevo, pero la forma de hacerlo es innovador. Al abordar el problema de una forma diferente intentan atacar la falsa idea de que comprar algo de segunda es malo.

Otro elemento a considerar es que este modelo de negocio parte de la idea de comprar y vender, con un valor agregado que es la selección de la ropa misma. Sin embargo, comprar y vender, en pocas palabras, está al alcance de todos, únicamente es necesario ver el problema desde otro ángulo. Tal vez sólo tienes que ver las cosas desde una nueva perspectiva para encontrar un negocio rentable.

Así como Emilia Alonzo y Mónica Dubost, tú puedes usar tu sexto sentido y aprovechar tus cualidades femeninas en tus próximas empresas. 

guia mujer emprendedora

Germán Palacios Bustamante

Escrito por Germán Palacios Bustamante

MBA del IPADE, con experiencia en emprendimiento, innovación tecnológica y dirección de proyectos.

Deja un comentario

ÚLTIMOS ARTÍCULOS