<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=149807469001499&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Mamá: cómo tener tu negocio propio sin descuidar a tu familia


Estamos en mayo, un mes lleno de festividades y conmemoraciones, como el Día Internacional del Trabajo, el Día de la Santa Cruz, la Batalla de Puebla, el Día del Maestro… pero ninguno de esos días se compara con la reflexión que genera el Día de las Madres. Y es que el 10 de mayo es una oportunidad para agradecer a quien nos trajo a la vida y también nos enseña a vivirla con entereza, valentía y alegría.

Si tú, además de festejar o recordar a tu mami tienes la dicha de ser mamá también, hoy en temas de negocio te traemos unos consejos útiles para poder tener o mantener un negocio propio sin descuidar a tu familia, que dicho sea de paso, gracias a los tiempos marcados por la perspectiva de igualdad de género, nos queda claro que no sólo es tu responsabilidad, pero también sabemos que como mamá rara vez renuncias a tus quehaceres, y menos los relacionados a las personas que más amas.

 

Consejos para balancear negocio propio y tu faceta de mamá


Trabaja por metas u objetivos, no por tiempo

Cuando solemos pensar en nuestro negocio propio, es común pensar en un horario definido o al menos en dedicarle determinadas horas al día o a la semana, No está mal, esto habla de una planificación ordenada y disciplinada, sin embargo, muchas veces como mamá tienes otras ocupaciones que en ocasiones debes ponderar, ya sea porque sean más importantes o más urgentes (o ambas), como pueden ser ir a la junta de padres en la escuela de los hijos, o -tocamos madera- llevarlos al hospital por alguna enfermedad que hayan contraído.

Ante estas situaciones, hay una solución: trabajar por metas. De esta manera, no afectas a tu proyecto y puedes seguir trabajando en él de una manera más flexible, sin por ello descuidar las tareas que implican asistir a un lugar específico (como la escuela de los niños) o demandan atención inmediata (cualquier urgencia).

Eso sí, esto requerirá de otro tipo de disciplina: si bien no la que contempla la hora que marca el reloj, sí la del tipo que se guía mediante objetivos a corto plazo y bien estructurados. Para ello, tiene que desmenuzar las diferentes tareas que llevas a cabo en pequeñas actividades que puedas ir cumpliendo en un orden determinado, ya sabes, primero lo primero.

Toma la inspiración de tus hijos

Sabemos que tus hijos son tu motor, la razón por la que te levantas cada mañana para cumplir con tus deberes. Estar cerca de tus hijos puede ser una gran fuente de inspiración a través de la cual puedes llegar a nuevas ideas para nuevos negocios. Es el caso de María Eugenia, quien buscando una escuela de fútbol para llevar a sus hijos a practicar su deporte favorito se dio cuenta de que cerca de su casa, en la colonia Nápoles, no había una escuela que le permitiera reducir los tiempos de traslado para poder seguir dedicándose a sus múltiples ocupaciones. Ante lo que pudiera parecer un callejón sin salida, Maru decidió hacer algo con lo que había descubierto, porque platicando su caso con otras mamás vecinas suyas, cayó en cuenta de que si bien no había oferta para lo que ella quería, la demanda ahí estaba. Así que decidió solucionar el problema ella misma y tras una publicación en sus redes para encontrar un entrenador y haciendo uso de la infraestructura pública de un parque cercano, junto a todas las mamás que querían meter a sus hijos a practicar deporte y comenzó una escuelita de fútbol.

Ahora no sólo sus hijos pueden practicar el deporte que tanto aman, sino que ella también tuvo la capacidad de generar un negocio donde no lo había, solucionando de paso el problema a varias de sus vecinas, fortaleciendo incluso el tejido social de su colonia.

Crea una red de apoyo

Regresemos un poco sobre el caso anterior, en especial sobre el fortalecimiento del tejido social. Ahora pensemos en el concepto de red de apoyo… Voilá! ahí está la clave para que vayas “tejiendo” tu propia red de apoyo a tu negocio. Como en ese ejemplo, la oportunidad de que surjan nuevos negocios puede estar en las otras mamás, y puedes aprovechar esos momentos y lugares que comparten mientras están atendiendo sus deberes como mamás; ya sea en la escuelita de fútbol, o en la junta de padres de familia, ¡incluso cuando vas al estilista! se trata de ver lo que siempre ha estado ahí y paradójicamente, por lo mismo, se nos vuelve invisible.

Seamos honestos, ¡las mamás suelen ser platicadoras! La importancia de esto es que durante las charlas pueden surgir necesidades de personas que tal vez estén buscando en otro lado lo que tú ofreces; y viceversa, quizás en la plática descubras que alguna de las otras mamás tiene algún producto u ofrece algún servicio que alguien que tú conozcas -o incluso tú misma- necesita, y ahí tienes una oportunidad más para hacer negocios.

Tal vez te parezca como que no es la gran cosa, pero créeme, en todo el mundo se hacen eventos exclusivos para que gente de determinadas industrias se conozca, conversen y “conecten” sus negocios. A esto se le llama networking, que precisamente deriva del concepto network, que bien puede significar sólo “red” o “trabajo en red” en un uso más amplio. Esto no es otra cosa más que lo se ha hecho desde siempre, pero como suele suceder con la innovación, no se trata siempre de inventar el hilo negro… tal vez sea cuestión sólo de tejer algo completamente nuevo a partir del clásico hilo negro, ¿no crees?

Así que ya lo sabes, mamá, sigue estos pasos que te pueden ayudar a tener mayor balance entre tu vida familiar y tu negocio propio. Si quieres más consejos dirigidos a tu género y así poder aprovechar las habilidades únicas que tienes como mujer y como mamá, descarga nuestra guía gratis, pon en práctica nuestros consejos y dinos qué te parecieron.

 

guia mujer emprendedora

Rodrigo Ayala Morales

Escrito por Rodrigo Ayala Morales

Asesor comercial con especialidad en emprendimiento. Promotor del autoempleo.

Deja un comentario

ÚLTIMOS ARTÍCULOS