<img height="1" width="1" style="display:none" src="https://www.facebook.com/tr?id=149807469001499&amp;ev=PageView&amp;noscript=1">

Cinco estrategias para retener al personal clave en tu negocio


¿Qué tal te ha ido con la rotación de empleados en el último año…? Hoy te traemos cinco estrategias para retener al personal en tu pyme, sólo en caso de que tu respuesta a nuestra pregunta haya sido “no tan bien” o peor que eso, lo cual no sería nada extraño; de hecho, la rotación laboral es uno de los problemas contra los que siempre tendremos más esfuerzos que hacer desde el área de RR.HH., sobre todo en los últimos años, cuando la permanencia en un mismo trabajo se ha ido reduciendo cada vez más.

Antes de comenzar, queremos hacer un hincapié, ¿no notas algo raro en nuestro título…? ¡Bingo!: “retener”. Esta palabra implica por sí misma un antagonismo, un choque de voluntades opuestas en la cual una parte (los que buscamos “retener”) busca impedir que la otra parte (la que será “retenida”) se vaya, salga o aleje. De hecho, el parecido con la palabra “detener” no es casualidad, ya que el término “retener” viene del latín retinere = impedir que alguien se vaya o siga su camino, en contra de su voluntad // evitar que algo fluya, evitando su curso natural.

Hecha esta explicación, entremos en materia.

Estrategias para mantener al personal

1.- Cambiar el enfoque. No se trata de ti, ni de tu empresa ni de los objetivos del negocio: al momento de generar estrategias encaminadas a “retener” a tu personal clave lo primero que hay que hacer es ser consciente de que estás hablando de sujetos, no de objetos. Así, en lugar de seguir hablando de “retener”, cambiaremos y empezaremos a hablar de “mantener”, es decir que tomarás en cuenta su voluntad al momento de planear e implementar las tácticas que te llevarán a fidelizar a tu talento clave para que esté contento y satisfecho de colaborar contigo.

2.- Escuchar y analizar a tus empleados. De la mano con el punto anterior, este es el siguiente peldaño. Si bien puede parecer simple y hasta lógico, en la práctica son pocas las veces que abrimos los oídos a nuestra fuerza laboral para escuchar lo que piensan de la compañía o empresa para la que trabajan, y si lo llegamos a hacer, muchas veces es con aquellos con los que en realidad quizás menos lo necesitan, porque suele suceder desde un vínculo previo de confianza, que ya implica cierta comodidad en el lugar de trabajo. El verdadero reto es llegar a aquellos elementos que hablan poco, que se aíslan y que son difíciles de “leer”.

Una buena táctica puede ser implementar encuestas anónimas de satisfacción laboral para saber lo que piensan directamente tus trabajadores sin la pena de saber desde quién vino tal o cual opinión; otra táctica, que tiene que ver más con la agudeza de tu equipo de RR.HH. es observar su comportamiento: ¿Sara ha estado faltando mucho? ¿Juan López ha llegado tarde toda la quincena anterior? ¿el Lic. Ibáñez ya no es tan platicador como antes? Todo ello puede ser reflejo de alguna insatisfacción, que si bien puede no haber sido generada por el trabajo, algo podrás hacer. Al menos preguntar ya demuestra atención.

3.- Dar sentido a su trabajo. Es cierto, la vida no tiene sentido, sino que somos nosotros quienes se la damos, y esto en ámbito laboral es paulatinamente más importante. Este cambio de mentalidad desde cuando el sueldo era lo que determinaba la elección de un trabajo u otro, hasta los tiempos actuales donde se busca también estar orgulloso de lo que se hace es el signo del trabajo hoy en día. Los empleados buscar un trabajo que les infle el pecho cuando platican lo que hacen; así es, lo que “hacen”, no el puesto que “tienen”, porque hoy buscamos más experiencias (hacer) que posesiones (tener).

Desde luego el cambio de mentalidad viene con la generación millennial en términos generales, pero la importancia de dar sentido al trabajo es transversal a cualquier buen trabajador, después de todo, hablamos de mantener al personal clave en tu empresa ¿no?

4.- Salir de la rutina. El mundo en el que vivimos se caracteriza por los cambios cada vez más rápidos, y nuestra especie se caracteriza por su capacidad de adaptación, ya sea del entorno a uno mismo o de uno mismo al entorno, por ende, si el mundo cambia constantemente, ¿no debería también hacerlo el trabajo?

Con salir de la rutina hablamos de que un día, sin más pretexto, pidas pizza para comer. Otro día, un viernes o sábado, por ejemplo, salir temprano. Algún lunes, aprovechar si hubo festividad y hacer puente “de la nada”. Este tipo de acciones, -que desde luego deben ser calculadas por tu equipo más cercano para no impactar negativamente en tus responsabilidades o entregas- reflejarán dinamismo y algo de espontaneidad.

5.- Recordar que el dinero no lo es todo. Hoy ya no aplica un aumento de salario para mantener a tu personal contento en tu empresa, créenos, si le aparece una oferta laboral donde le paguen menos, pero le dé algunas prestaciones que contigo no tiene, se cambiará sin pensarlo.

Por eso, te recomendamos que intentes algunos de los consejos que te damos en la guía gratuita que está debajo, donde abordamos varias de las prestaciones que pueden hacer sentir más satisfecho a tu talento clave y que así asegures menor gasto en proceso de reclutamiento y selección, y que tu equipo de RR.HH. se centre no ya en contratar, sino en mantener un equipo de trabajo contento y, como consecuencia, comprometido y productivo.

 

New call-to-action

Rodrigo Ayala Morales

Escrito por Rodrigo Ayala Morales

Asesor comercial con especialidad en emprendimiento. Promotor del autoempleo.

Deja un comentario

ÚLTIMOS ARTÍCULOS