Muchos tipos de empresas, muchos riesgos: una solución


Todas las empresas están expuestas a riesgos. Sin importar el tipo de empresa que tengas, ya sea una lavandería, un estacionamiento, un local de comida o vendas anuncios de revista, existe la posibilidad de que algo salga mal y no cumplas tus objetivos. A eso que puede salir mal se le llama riesgo, y a pesar de que no sabemos si ocurrirá o no, hay una solución para enfrentarlo: administrarlo.

4 pasos para administrar el riesgo en tu negocio

Hay cuatro pasos básicos para administrar el riesgo en tu PyME: identificar, analizar, planificar y monitorear. Cada uno de estos es indispensable, y son pasos tan lógicos que los ejecutamos todos los días, incluso sin darnos cuenta. Siempre que contratamos un seguro estamos en el fondo ejecutando estos 4 pasos.

Por ejemplo, cuando se trata de uno de gastos médicos mayores o para tu automóvil, lo haces porque sabes que existe la posibilidad de que nos enfermemos o choquemos. Esto es identificar. Pensamos que en el caso de enfermarnos o chocar, si no estamos asegurados, podríamos tener que desembolsar mucho más que en el caso contrario. Esto es analizar.

 

todoRies.jpg

 

Vamos con una aseguradora, nos dan alternativas y contratamos ya sea por mes, año o varios años. Esto es planificar.

Finalmente, revisamos año con año que la póliza siga vigente, y pensamos si es necesario hacer un cambio en la cobertura. Esto es monitorear.

Lo mismo ocurre en tu empresa o debería ocurrir, con la diferencia que no siempre los riesgos son tan evidentes y no siempre tomamos una acción al respecto.

Identificar el riesgo

En una PyME, la mejor forma de identificar el riesgo de manera inicial es hacer una lista de todos aquellos factores que pueden afectar tu empresa. Sin importar lo poco probable que parezca, si es algo que puede ocurrir debes considerarlo.

Analiza el riesgo

Como segundo paso, analiza el riesgo. Esto significa que pienses en 3 elementos para cada uno de los riesgos que anotaste en tu lista. Probabilidad, impacto y costo.

  • Probabilidad: Debes pensar qué tan frecuente podría llegar a ocurrir el riesgo que identificaste.
  • Impacto: Significa que, en el caso de ocurrir, qué tanto te afectaría; en este punto, además de pensar en el impacto económico, debes pensar en todas las implicaciones posibles.
  • Costo: Aquí sí netamente debes pensar en el costo económico que cada riesgo puede tener en tu empresa.

Para lograr aterrizar estos conceptos te compartimos un ejemplo de análisis de riesgo. Pensemos en el riesgo de sufrir un incendio en tu negocio. Por su puesto, esto es algo que nadie desea que ocurra pero que es una posibilidad a la que todos estamos expuestos.

 Evaluemos lo siguiente, es cierto que todos estamos expuestos a la probabilidad de un incendio, pero la posibilidad aumenta si en tu PyME manejas materiales flamables o si tu negocio es una cocina donde se maneja gas.

Si un incendio ocurre en tu negocio y no tienes por lo menos un extintor con material suficiente que no haya expirado, el impacto será mucho mayor, y hay elementos que pueden ayudar a reducirlo.

 Finalmente, costo. Imagina que el costo de tu empresa en total sea de 500,000 pesos, si no tienes un seguro con cláusula por incendios vas a necesitar una cantidad igual más las reparaciones para volver a levantarlo, mientras que si tienes un seguro únicamente tendrías que pagar el deducible que comúnmente es menor que el total de tu inversión.

Una vez que tienes cada uno de estos factores para todos los riesgos que identificaste en el primer punto, prioriza. Es decir, ordena tus riesgos del que más probabilidad e impacto puedan tener al menor.

Planifica tu respuesta al riesgo

Hay 4 formas de responder ante un riesgo: evadir, mitigar, aceptar y transferir. Es importante que sepas que, cuando hablamos de PyMEs, no hay ninguna respuesta que sea correcta. Por lo tanto, puedes decidir lo que mejor te convenga ante un riesgo, siempre y cuando lo planees antes de que ocurra.

  • Evadir: Significa que hagas todo lo necesario para que el riesgo deje de existir.
  • Mitigar: Implica disminuir el impacto o probabilidad de que ocurra, sin eliminarlo del todo.
  • Aceptar: Quiere decir que decides no hacer nada respecto al riesgo.
  • Transferir: Implica que alguien más pague por las consecuencias que podría tener este riesgo, por ejemplo, contratar un seguro para tu riesgo.

Monitorea el riesgo

Monitorear implica que debes hacer los tres pasos anteriores constantemente. De nada sirve que tengas un seguro para negocio pequeño o un seguro contra robo si después de contratarlo no revisaste si el monto asegurado seguía siendo válido. Constantemente debes volver a identificar, analizar y planear los riesgos para que tengas la certeza de haber escogido la mejor respuesta para tu riesgo.

Ahora conoces los pasos para dar solución a los riesgos que enfrenta tu PyME. Lo que te dará oportunidad de estar preparado para lo que sea que el futuro te depare y te concentres en cumplir las metas de tu negocio.

Germán Palacios Bustamante

Escrito por Germán Palacios Bustamante

MBA del IPADE, con experiencia en emprendimiento, innovación tecnológica y dirección de proyectos.

que tus amigos hagan crecer tu negocio
Deja un comentario