Encuentra el nicho correcto para tu PyME y atrae más clientes


Determinar ese segmento particular en el que los productos y servicios de las empresas tendrán la demanda que esperamos es uno de los primeros pasos al desarrollar un plan de negocio, pero no solo se debe encontrar ese nicho, también hay que conocerlo y estudiarlo a fondo.

Un nicho no es un segmento de mercado, es un sub-segmento enfocado a una audiencia específica, altamente especializado, por lo que requiere de una constante observación de las tendencias y las demandas de la clientela a las que se dirige el producto. De hecho podemos decir que es el producto mismo el que se define con base en el nicho de mercado.

La importancia del ‘expertise’

Tus clientes esperan que seas tú quien les oriente acerca del producto. Aunque ellos puedan exponer sus necesidades y sus preferencias, el experto eres tú. O por lo menos eso se supone. Cuando decides el nicho en el que competirás, no solo debes considerar la relación entre tus servicios y las necesidades de los usuarios sino también sus expectativas. Ellos buscan tener alguien en quien confiar y tus conocimientos y experiencia marcarán una enorme diferencia entre tu empresa y otras PyMEs.

Aprende de tus errores y de los errores de los demás

La fuerza de las redes sociales ya no puede ser ignorada y más nos vale tener en cuenta la participación de la gente en todo tipo de temas. Aun cuando tengas tu nicho bien definido, el contenido que compartes en medios sociales, por ejemplo, es accesible al público en general y un error de apreciación puede ser desastroso. A principios de abril, Pepsi lanzó una campaña publicitaria mostrando a una chica ofreciendo un refresco a un policía durante una manifestación y así “generando” un cambio de actitud. La campaña tuvo que ser retirada debido a la enorme respuesta negativa en medios sociales. Pepsi no calculó bien las consecuencias de su campaña y acabó pidiendo disculpas a todos.

Haz investigación de mercado de manera periódica

Las tendencias cambian todo el tiempo y no es fácil pronosticar el “clima” comercial. Aprovecha los recursos que hay en línea y apóyate en la información que te ofrecen entidades como el Instituto Nacional del Emprendedor. Existen diferentes herramientas de fácil acceso que te permitirán adecuar tu target y adaptarte a las circunstancias modificando tu producto o reestructurando tus prioridades. Nunca permanezcas estático, sigue las tendencias para que aprendas en qué momento puedes generar las tuyas propias.

Sé tu más estricto crítico

Un error común en la mayoría de las personas es pensar que tenemos la razón, siempre. Modificar nuestras convicciones es a veces más difícil que “pasar un camello por el ojo de una aguja”, pero el que no se adapta a las circunstancias y el que no reconoce sus errores, está destinado al fracaso. Estar conscientes de nuestra natural capacidad de cometer errores y de nuestras limitaciones es una manera sana de estar abiertos a la crítica, propia y ajena. No sabríamos cómo hacer un plan de negocios exitoso si no fuésemos capaces de realizar una autocrítica, pero mantén en mente lo siguiente: el problema no es cometer un error, sino no hacer nada por solucionarlo.

Adquiere información, estudia a tu competencia, analiza a tus clientes, aprende de los demás, no tengas miedo al fracaso (este puede ser nuestro mejor maestro si lo aprovechamos) y conecta tu negocio con el nicho correcto.

Eduardo Hidalgo

Escrito por Eduardo Hidalgo

Empresario desde hace 30 años. Ensayista, investigador y consultor empresarial.

que tus amigos hagan crecer tu negocio